Un ganso llamo la atención de este policía. Ahora mira donde lo lleva.

Imagínate estar sentado en tu auto estacionado, y oyes un llamando en la puerta. Miras por la ventana, y te sorprendes, el que está tocando la puerta ni siquiera es una persona, es un ganso. Te quedarías rascándote la cabeza, ya que los gansos generalmente no se acercan a los humanos. ¿Pero puede ser que este ganso este acostumbrado a ser alimentado por seres humanos? Bueno, eso tendría sentido. Pero en esta ocasión en particular igualmente parece raro ya que este ganso parece estar muy ansioso y no deja de picotear la puerta ¿tal vez esté tratando de pedirte ayuda? Entonces, ¿qué harías?

Esto fue lo que le ocurrió al policía, y en más de 26 años de trabajo para el departamento de policía, nunca le había ocurrido algo parecido.

El ganso se me acercó y comenzó a picotear la puerta de mi coche le tire algo de comida, pero ella no la comió. Ella continuaba picoteando la puerta y graznando. Luego se alejó, se detuvo y me miró. Luego vino otra vez y picoteo un poco más. Cuando el ganso se alejó y volvió a mirar, al policía y este  decidió seguirla, la seguí por cerca de 100 yardas de distancia a una zona de césped cerca de un arroyo. Fue entonces cuando vi a uno de sus bebés todo enredado en la cuerda de un globo. Sus pequeños pies estaban pataleando”, explicó el oficial.

Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por: Facebook y PINTEREST

Facebook Comments