Mira cómo se ríe este bebé de sus zapatos chillones.

Está para comérselo, tan precioso y aprendiendo a caminar, claro que sus zapatos chillones le distraen de dar dos pasos seguidos porque, en cuanto pone el pie en el suelo suena un “cuack” tan gracioso que el bebé no puede parar de reír.

Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por: Facebook y PINTEREST

Facebook Comments